viernes, 15 de diciembre de 2017

SR. ITO

Los que hayáis conocido los primeros japoneses de Madrid, antes de que se pusieran de moda, seguramente eráis asiduos de Samurai, un restaurante de aspecto bastante normal en la Cuesta de Santo Domingo, pero con una comida bastante especial. Pues bien, al frente de la sala de Samurai estaba Iban González, que en compañía de otros socios, ha decidido embarcarse en la nueva aventura de Sr. Ito el nuevo hot spot gastronómico del barrio de Chueca.
 

El local, aunque abusa algo de la estética industrial-provenzal, ya bastante vista en muchos locales en Madrid, es agradable. Tiene dos espacios, la parte de arriba con mesas grandes y una barra en la que se puede comer (más animado) y la parte de abajo, que es más íntima y hasta romántica. Personalmente, nos quedamos con la de arriba por su animación, en general no nos emocionan los sótanos.


El servicio es encantador y atentísimo, domina a la perfección su oferta gastronómica y merece la pena dejarse recomendar por ellos, los que nos indicaron fueron todo un acierto.

El día que nosotras fuimos, que era un viernes, no cabía un alfiler (sobretodo en la parte de arriba) y las mesas dieron varias vueltas. El ambiente en general nos gustó.


La carta es variada y muy original, mezcla la cocina japonesa con platos tradicionales españoles y consta de entradas, gyozas, baos, platos calientes y, como no, nigiris y makis. Nosotras escogimos:
  • Sunonomo Sr. Ito (ensalada de algas muy buena)
  • Tartar de atún picante y huevo roto (riquísimo)
  • Gyozas de rabo de toro y otras de puchero malaguita (exquisitas)
  • Gunkan de pez mantequilla, trufa y huevo de codorniz (buenísimo)
  • California roll (muy original, con langostino tigre, piparra y guacamole)
  • Pollo teriyaki (rico, rico)
El precio por persona es de unos 45€ con vino y postre.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS: 7,5/10 Podemos decir que  la originalidad de la oferta gastronómica de SrIto nos ha ganado: mezclas fusión, unos sabores en sus platos realmente originales y un trato genial de su personal, hacía bastante que la comida de un sitio no nos sorprendía y eso nos encanta a las Queens. Por poner una pega, el sitio de arriba, que es el que más nos gustó es un poco pequeño y la parte de abajo se ve bastante desangelada. Nos gustó el detalle de la decoración a base de obras de artistas que van cambiando cada poco tiempo.


SR ITO
C/ Pelayo, 60 (Chueca)
28004 Madrid
Tel. 910 81 66 15
Web

Fotos: Facebook de Sr Ito

viernes, 1 de diciembre de 2017

LAS CHICAS, LOS CHICOS Y LOS MANIQUÍS



Los gurús de la gastronomía barcelonesa, los Hermanos Iglesias, autores de éxitos como Rías de Galicia o de proyectos junto a los Adriá como Tickets o Pakta, se han embarcado en la nueva aventura de nombre y estética ochentera que se ubica en los bajos del nuevo Hotel Axel, Las Chicas, Los Chicos y Los Maniquís. Una bocanada de aires nuevos llega a la zona de Atocha.


El local es un homenaje total a la década de los ochenta y su colorido y estética kitsch transporta a los clientes a cualquiera de las películas de Almodóvar en esa época (particularmente a nosotras nos recordó a Mujeres al borde de un ataque de nervios...). Una barra para picar en los taburetes con vistas a una cocina abierta y varias mesas distribuidas por los diferentes espacios que componen los bajos del Hotel. También tienen reservados como para unas 8-10 personas, que pueden ser buena opción para cenas de grupo en estas fechas.


El servicio es amable y muy cercano, con bastante gracia y acertados en las recomendaciones de comida y bebida. Conviene fiarse de ellos.

El ambiente del local es diverso, compuesto por clientes del hotel y algún grupo proveniente del exterior, aunque os reconoceremos que en nuestra visita estaba bastante vacío (y era viernes). El exceso de luz blanquecina, que aunque ayuda a avivar los colores desfavorece totalmente a la creación de un clima acogedor, fue otro componente más a esta sensación de restaurante algo frío. Como lanza a su favor diremos que la música de los 80 perfectamente elegida paliaba en cierta medida dichas sensaciones.


La carta tiene un formato ideal para compartir platos entre varios: conservas, aperitivos, boquerones en vinagre y otras delicias del "Vermut madrileño", tapas variadas y un apartado para las carnes y los pescados. Lo que nosotras escogimos:
  • Croquetas de jamón (con una bechamel muy cremosa)
  • Patatas bravas (nos gustaron, pero nuestro listón está muy alto con las de Askuabarra)
  • Rodaballo frito (bueno)
  • Steak tartare (nos gustó pero los hemos probado mejores)
  • Bocadillo de calamares (riquísimo, en pan con tinta de calamar)
  • Arroz meloso de pato y gorgonzola (muyo original y bueno)
  • Minicornetes y trufas de chocolate (con presentación original pero sabor más normal)
El precio ronda los 35-40€ por persona con vino y postre.



EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 6,5/10: Nuestra impresión de Los Maniquís es contradictoria, por un lado el servicio, la comida, el local y la música nos gustaron y por otro el poco gancho del ambiente y su localización nos dejaron con dudas a la hora de pensar en repetir. Creemos que el local tiene un millón de posibilidades y deberían explotarlo. Nos quedó pendiente conocer su local nocturno "Bala perdida Club", que quizá con este corte ochentero que tanto nos gusta ofrezca un punto más para visitarlo de nuevo. También es un espacio a tener en cuenta el Sky Bar de la azotea.


LOS CHICOS, LAS CHICAS Y LOS MANIQUÍS
C/ Atocha, 49 (Atocha / Centro)
28012 Madrid




Fotos: Los Maniquís y Mad Queens

sábado, 18 de noviembre de 2017

EL CANADIENSE

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, pero ¿y si se trata de la cuarta parte? El Canadiense es el cuarto local de Carlos M. Fontaneda, autor de otros restaurantes de sobra conocidos como el Bar Galleta, El Perro y la Galleta y Raro Rare, con los que tenemos experiencias de todo tipo (como podéis ver en nuestros posts).

Seguro que adivináis por su nombre que el restaurante se centra en la comida canadiense, de la que hasta ahora tampoco conocíamos muchos platos, así que, nos pudo la curiosidad y reservamos uno de los primeros día de apertura.


Si hay algo que caracterice a los locales de Fontaneda es que son maravillosos, decorativamente hablando. El Canadiense está lleno de luz por el día y lámparas ténues por la noche en un espacio de piedra vista, cemento y muebles de madera lavada. Cuenta con un espacio bastante grande al lado de la barra y un comedor semi privado para comidas un poco más íntimas.


El servicio lo notamos un poco despistado y con alguna falta de atención a nuestra mesa, aunque cuando nos atendían fueron muy amables. No olvidemos que era de los primeros días de apertura del local, seguramente estos errores no se produzcan si vais más adelante.


La carta es relativamente pequeña y, como es de adivinar, relacionada con la cocina de Canadá, cosa que os confesamos que más allá del "famoso" poutine o el pastel tourtiere, no teníamos muy claro en que consistía. Tienen varias cosas para compartir (entre las que mezclan ingredientes de Canadá como el sirope de arce), hamburguesas, algún poke bowl ahora que están tan de moda y tacos mexicanos. Lo que escogimos las Queens:
  • Poutine -patatas con salsa de carne- (las patatas no eran muy buenas y el plato resulta pesado)
  • Hamburguesa Ontario -con mayo de vino y bacon canadiense- (la carne bastante dura y la mezcla de salsas demasiado fuerte)
  • Hamburguesa Granjera -huevo, queso y bacon canadiense- (de sabor no estaba mal y el bacon es rico, pero nuevamente la carne nos pareció dura).
El precio medio por persona ronda los 30€, con cervezas o vino.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS: 4,5/10 No vemos obligadas a darle una puntuación bastante baja al Canadiense, por la decepción que sufrimos con su comida, quizá hayamos ido con las expectativas demasiado altas...creemos que deben trabajar en mejorar la atención a los clientes y los platos que ofrecen. Quizá lo valoremos para tomar una copa o café porque es verdad que el local es una auténtica maravilla. ¡Esperamos que mejoren con el paso del tiempo!
 
EL CANADIENSE
c/ Carranza, 10 (Malasaña/Chamberí)
28004 Madrid
Tel. 669 46 58 86
Web
Fotos: Facebook El Canadiense

viernes, 3 de noviembre de 2017

GASTRORAIL


Hace tiempo que teníamos pendiente hablaros de un curioso restaurante llamado GastroRail que se esconde en el interior del fabuloso Museo del Ferrocarril de Madrid, al que si todavía no habéis tenido ocasión de ir, os recomendamos que lo hagáis.
 
Entre el clima mágico que forman los distintos vagones de tren de nuestra historia del ferrocarril, dos de ellos, que pertenecieron a la Compagnie Internacional des Wagons-Lits (impulsores del famoso Orient-Express), han sido delicadamente reformados conservando sus materiales originales y habilitados uno como restaurante y otro como cafetería. Toda una experiencia para que sintáis como  Cary Grant y Eve Marie Saint en la película de Con la Muerte en los Talones.


Se accede por una escalerilla de metal directamente a la cafetería, que tiene mucho encanto, con maletas antiguas distribuidas por el espacio  y una barra bonita de madera. Aunque lo realmente impactante se encuentra en el siguiente vagón, con maderas nobles y un claro estilo art decó que te transporta inmediatamente a los años 30. Todos los detalles están cuidadosamente elegidos, la vajilla, mantelería, cristalería e incluso los pequeños jarrones que decoran las mesas.
 
El vagón restaurante tiene unas diez mesas para cuatro y dos comensales, pero al final del mismo existe un anexo para grupos de hasta 10 personas.

 
El servicio fue muy agradable. Se notaba la gran experiencia en todos los sentidos del catering al que pertenecen, destacando especialmente la profesionalidad y rapidez del personal. También es verdad que estábamos solas en el vagón, así que toda la atención del servicio era para nosotras (no podemos hablaros demasiado del ambiente que podréis encontrar en Gastrorail...)


La carta es breve y corre a cargo de Vilaplana Catering. Tiene una sección para compartir, con clásicos que no fallan como el jamón ibérico o las anchoas de Santoña y otra serie de tapas y para completar, ofrecen también entrantes y principales compuestos por dos carnes y tres pescados.  Probamos:
  • Burrata de Bufala con pesto de hierbabuena, nieve de Mahón curado y emulsión A. O. V. E.
  • Lubina al horno con risotto de trigo y chirriones en tinta con lechuga de mar.
  • Corte de costilla de ternera "Angus" en jugo de fricandó con notas balsámicas. 
  • Tiramisú en copa
El precio por persona con vino es de 40€.

 
EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 7/10: Gastrorail es un lugar perfecto para cuando busquéis una experiencia gastronómica distinta en un sitio verdaderamente especial. Un restaurante distinto a cualquiera que estéis acostumbrados, con una comida muy correcta, quizá no para ir todos los días pero si de vez en cuando. Por si además queréis completar la experiencia, la vista al museo del Ferrocarril merece bastante la pena. Os lo recomendamos absolutamente.
 

GRASTRORAIL
Paseo de las Delicias, 61 (Delicias)
28045 Madrid
Tel. 638601568

Fotos Mad Queens y Museo del ferrocarril